La celebre frase de Coco Chanel “la moda pasa, el estilo permanece” puede servirnos para entender la diferencia entre acciones y estrategia.

La estrategia es, posiblemente, uno de los elementos más difíciles de redactar de tu plan de comunicación, pero también uno de los más interesantes. Haciendo el símil con la moda y el estilo, verás que es fácil seguir la moda, porque los escaparates están llenos de “lo que se lleva” y con las tácticas, acciones o herramientas de comunicación pasa, un poco, lo mismo, los grandes medios y los gurús de la comunicación nos van diciendo qué es lo último.

Las acciones de comunicación tienen fecha de caducidad, la estrategia no.

Una campaña de captación de fondos tiene una fecha de inicio y una de fin. La celebración del día de la Danza, la organización de unas Jornadas de formación, etc todo son acciones que podemos colocar en el calendario y una vez pasadas te pones con lo siguiente.

La estrategia, tu estrategia, es el estilo que van a tener tus acciones para demostrar al público quién eres, qué puedes hacer por ellos y por qué lo haces así. Y eso no lo puedes colocar en la agenda.Crear tu propio estilo, es un proceso, y llevarlo a cabo necesita tiempo y no es tan fácil de agotar. Aunque eso no quiere decir que no puedas cambiar de estilo.

Lo que sí puedes colocar en la agenda es el tiempo que vas a dedicar a pensarte estratégicamente.

Un proceso de auto-conocimiento.

Para poder marcar tu estilo, necesitas conocer tu diferencia, tener un sello personal (sí, las instituciones también tiene un sello personal). Es decir, necesitas saber bien qué cosas eres capaz de hacer y qué ofreces al mundo. Porque eso que ofreces al mundo y, sobretodo, la forma en que lo haces te coloca en el mapa, te posiciona y demuestra el valor de tu trabajo.

En este mundo nuestro hay mucho de todo. Hay muchas oficinas de turismo, muchos conservatorios de danza, muchos museos, … A nivel institucional cada territorio tiene una versión a escala de instituciones para la cultura, el arte, el desarrollo local, el turismo, etc. y en muchos casos con sus diferentes niveles local, provincial, regional, nacional, internacional. El público lo sabe y compara. Así que ¿por qué van a hablar bien de ti? ¿por qué te van a recordar, recomendar, financiar, …?

Re-diseñar.

Claro que la estrategia puede cambiar, a veces se agota porque los objetivos para los que se creó ya se han conseguido, o es necesario hacer un cambio importante en la comunicación si ha habido un cambio en la organización. Entonces hay que encontrar, de nuevo, el estilo que te represente.

Hay que volver a pararse y pensar estratégicamente.

El proceso vuelve a empezar ¿no es apasionante? para nostras sí.