No debe ser fácil captar la atención del público en Fitur, en ninguna feria lo es, pero cuando  los expositores son multinacionales y Oficinas Nacionales de turismo, la cosa se complica.

Diseño de vanguardia para el stand, realidad virtual, y metros y metros de espacio para tu marca es, posiblemente, el sueño de cualquier responsable de comunicación. Pero el verdadero reto está, una vez has captado la atención del cliente, cuando tienes que conseguir que se quede, que le guste lo que cuentas, que disfrute y vuelva.

No todos podemos disponer de un presupuesto que nos permite tener un stand propio en Fitur, con la tecnología más puntera y una agencia diseño a nuestra disposición. Pero no te engañes, todos podemos tener una historia única que contar.

Un relato interesante está al alcance de todos.

Estoy convencida de que cualquier institución, empresa o particular puede contar una historia interesante si se lo propone. Hay que tener unos objetivos bien claros, tomarse el tiempo de pensar, apostar por la creatividad más allá de la ocurrencia y poner el foco.

A partir de ahí, ya podemos comunicar. Una muestra de la experiencia que les espera, un poco de tecnología y alguna acción del marketing de siempre, porque lo de toda la vida aún funciona (si lo usas bien). Puede ser más o menos impactante pero es una buena campaña.

Por lo que veo, Iberia ha apostado por hablar de su puntualidad en el servicio y sus nuevos aviones. Pero lo que quieren decir es que son la mejor experiencia aérea para sus clientes. No conozco a los directivos de Iberia, ni a su responsables de comunicación, pero me imagino que hay hecho un ejercicio de observación. Observación del cliente y de ellos mismos, y han deducido que su cliente, cuando viaja en avión, no quiere hacer un crucero, quiere llegar a su destino rápido, seguro y cómodo. Así que han decidido ser expertos en eso.

Desde Enclau, estamos trabajando en el relato de las instituciones, y tenemos muy claro que lo que marca la diferencia entre una campaña impactante y otra, son las conversaciones previas. Hoy en día, no todos tenemos acceso a grandes presupuesto para inversión tecnológica pero estamos a tiempo de hacer un ejercicio de creatividad, de diseñar una “experiencia de usuario” desde nuestra institución.

Quienes tienen una ciudad llena de preciosos rincones o unas fiestas declaradas de interés turístico, también deberían dedicar tiempo a diseñar una experiencia, en lugar de ofrecer un triste folleto con los restaurantes donde comer.

Así que pregúntate, ¿qué experiencia quieres contar? una experiencia de interior, una experiencia que te transporte a otro tiempo, o una que te haga viajar con los sentidos, …