Me encanta ser dueña de mi empresa. Me gusta la idea de construir mi entorno de trabajo, elegir a mis clientes y colaboradores, y decidir el rumbo de mi profesión.

Sin embargo hay una constante en mi vida empresarial que me persigue como un resfriado mal curado. La angustia ante la multitud de opciones para actuar.

Ser empresaria es un camino que recorres, con sus paisajes, sus cambios de temperatura, tus cambios de ánimo y motivación y tu cansancio. Por eso hacerlo en solitario es tan duro.

A mi me pasa y lo veo cada día en mis clientes, aunque tengan empleados y/o socios, elegir un línea de trabajo y llevarla a cabo es un trance. Y cuanta más imaginación y más ganas de hacer cosas tienes, más ansiedad eres capaz de generar ¿a que sí?

Si, además, añadimos un poco de perfeccionismo y todos los casos de éxito que te han contado, que parece que lo han conseguido apretando dos botones de fb, el sentimiento de confusión, incluso de culpabilidad, es tremendo. (Yo tengo notas sobre proyectos que quise iniciar y que hace años que he abandonado y aún me siento mal cuando me las encuentro.)

El método del contraste experto o la conversación estratégica. Las RR.PP. socráticas

Cuando he contrastado mis ideas con una persona experta, la mayor parte de esa angustia se ha diluido dejando paso a acciones que dan resultado.

Para mi hablar es el primer paso para materializar mis ideas. Al tener que convertirlas en frases coherentes, dejan de ser sensaciones e imágenes y se convierten en “cosas” que puedes manejar, puedes descargarte de ellas.

Ojo! hay que hablar con un experto. Porque cuando hablas con alguien que no lo es, todo empeora. Aunque no lo sepas detrás de tus mejores amigos y tu querida familia, se esconden cenizos y listillos en diferentes grados, (además de los que no quieren opinar, porque no saben del tema, pero te dicen lo que piensan) y con la mejor de sus intenciones te pueden hundir en profundidades que no sabias que existían.

Se trata de exponer tus expectativas e intuiciones a alguien que sabe del tema. Le cuentas tus planes, que todavía son un boceto del Plan, a alguien que conoce el proceso que estas viviendo y que no está contaminado por tus miedos, pero que sabe ver riesgos y oportunidades.

Así tienes la tranquilidad de que alguien que quiere tu éxito, te escucha y te dará las soluciones, en la forma que necesitas y que mejor se ajustan a tu situación (hoja de ruta, herramientas o planes detallados).

Tu sigues teniendo el control y la última palabra. Tu haces la acción, pero las opciones entre las que elegir se reducen, porque las han seleccionado para tu proyecto. Las han pensado contigo en una especie de método socrático.

Ahora viene el hacer, ese es otro tema.