viviendo el presente con elegancia

viviendo el presente con elegancia

Para posicionarte como quieres tienes que saber quién eres, cuál es tu diferencia y dónde quieres llegar. Al mismo tiempo, cuando decides posicionarte en un sector, estilo o mercado,  te estas definiendo, estas condicionando tu identidad, tus objetivos, etc.

Podemos “mirar al pasado con nostalgia” o “mirar al futuro con osadía”, esto son los extremos y es fácil moverse entre ellos dependiendo de las circunstancias, de lo que se trata es de no patinar. Porque en este eje entre la nostalgia y la osadía, entre el pasado y el futuro, nos toca lidiar con el presente. En el ahora se filtra el pasado y se prepara el futuro (siempre incierto).

Cuestión de estilo

A poco que te guste la moda sabrás de sobra que “no es lo que llevas, sino cómo lo llevas” y ese cómo responde siempre a un porqué. Hablando de comunicación y de relaciones, no se trata sólo de qué medios usas para conversar con tus públicos, se trata de cómo los usas. Pero sobretodo se trata de porque usas esos medios y lanzas esos mensajes. Es porque responden a tu estilo o simplemente sigues la moda.

Y si sólo estas siguiendo la moda, preguntate ¿por qué?

Es porque no tienes medios (tiempo, herramientas) para pensarte. Es porque no te interesa, te da miedo mirar hacia dentro, o crees que no es para ti.

Da igual si eres responsable de una fundación o vas a tomar el mando de un pequeño negocio local. Tienes que definir tu estilo, posicionarte en el mundo, diferenciarte de la competencia y disfrutar con lo que haces, con lo que le ofreces al mundo. Y todo esto se descubre preguntandote ¿por qué …? y se convierte en realidad a través de tu estrategia interna o de negocio y de tu estrategia de comunicación. Y de las acciones y decisiones que de ellas se derivan, claro, como justo ayer decía Laura.

Si no sabes por dónde empezar, te puede valer el método Toyota o de los 5 porqués. No es más que preguntarse 5 veces porqué y se suele usar para encontrar el origen de los problemas. Pero lo puedes aplicar a casi todo, porque te permite analizar la toma de decisiones o la razón de llevar a cabo una acción. Y esto vale para organizar tu espacio de trabajo de forma óptima, para planificar tu calendario de actividades o tu crear tu carta de servicios.

Si no tienes recursos búscalos, reúne a tu equipo, pospón otras cosas menos importantes o acude a un profesional. Esto es importante para tu proyecto y llevarlo a cabo te empodera.

En el día a día de una organización hay un continuo construir, de modo que lo mejor es que seamos valientes y vivamos el presente con elegancia.

 

Eric BARBEAU

instituciones a la medida de las personas

instituciones a la medida de las personas

Una organización que quiere vivir en el siglo XXI y trabajar en el nuevo paradigma, prioriza la satisfacción real del público real y concreto al que dirige su acción. Sabes mejor que yo que el alcance masivo difícilmente deja huella positiva y requieres de muchos recursos (tiempo y dinero para organizar, difundir y ejecutar).

Comprendo que esto puede ser un problema para algunas instituciones, porque supone asumir que no habrá un lleno hasta la bandera en ninguno de tus eventos. Tu y yo sabemos que eso nada tiene que ver con el éxito. Aunque la burocracia nos empuje a la masificación , el éxito que obtienes por la calidad es el valor que aportas a la comunidad.

Y eso es tu sello.

El personas que han disfrutado y aprovechado la actividad. Y, sobretodo, lo que esas personas harán y dirán.

Porque las instituciones públicas necesitan una buena reputación, lo mismo que las organizaciones sin ánimo de lucro deben demostrar que lo que ofrecen a sus asociados es diferente y relevante.

Enfocarte en un público y ofrecer la calidad.

No se trata de ir contracorriente, se trata de construir. Y la construcción, como el aprendizaje, necesitan tiempo. Se que te gustaría tener una varita mágica para que todas las propuestas y recomendaciones de mejora que te hacen lo informes sectoriales y de expertos se convirtieran en realidad. Y se es te resulta muy difícil hacer entender a la ciudadanía que hay mucho trabajo detrás de cada acción y que no tienes esa varia mágica. Por eso es tan importante que segmentes públicos, para actuar enfocado en sus necesidades concretas y comuniques de manera que conectes con ellos.

Es fácil pensar que el público de una institución es todo el mundo. Todo el mundo es bienvenido al museo, al teatro, a la oficina de turismo, … Pero todos sabemos por experiencia que no es lo mismo recibir a un grupo de escolares con su profesor que a un grupo de familias, aunque en ambos grupos hay niños. Y no es lo mismo organizar la presentación de una novela que una revista de historia local.

Con los objetivos y las estrategias de comunicación pasa lo mismo. Las notas de prensa llegan a toda la población, la repercusión mediatica queda muy bien en las memorias de actividades. Pero lo que te hace ganar la confianza del público es la conversación. de la misma manera que diseñas acciones para tus segmentos, piensa en los medios y en los mensajes para comunicarte con ellos, piensa en como crear conversaciones interesantes para poder construir la institución ideal o la ciudad soñada o el mundo que os gusta.

Recuerda lo concreto es lo que consigue objetivos. El relato es lo que te conecta. La conversación es lo que te hace crecer

 

 

unsplash-logoMax Goncharov

La dichosa relación con el cliente

La dichosa relación con el cliente

Ya tengas un negocio en la red o en el mundo real, no puedes vivir sin clientes y cuando consigues uno, hay que cuidarlo para que vuelva. Porque conseguir un cliente cuesta mucho (tiempo, dinero e ilusión). Incluso los negocios of-line más tradicionales tienen , al menos, una presencia-comunicación digital mínima, sobretodo los que vende a público final (las empresas proveedoras de productos a para otras empresas son otro mundo y supongo que merecen más de un post).

¿Entonces, por qué cuesta tanto mantener esa relación? La mayoría de mis clientes dicen que no envía mails porque no quieren agobiar. Cuando les pregunto que creen que sus clientes quieren recibir de ellos o no lo saben o solo se les ocurre hacer descuentos.

Pues bien cuesta tanto cultivar la relación con el cliente pq hasta ahora, la publicidad, el marketing y las RRPP , a traves de las escuelas de negocio y gracias a los medios de comunicación de masas, nos han enseñado (a las empresas) a hablar de nosotros, solo de nosotros y siempre de nosotros.

Pero ahora tenemos el mail, que no solo es la versión barata de las cartas, también es la versión rápida, casi inmediata. Las plataformas de redes sociales y nuestras webs y blogs. Tres herramientas que nos permiten hablar al cliente, pero sobretodo escucharlo.

Si lo escuchamos bien, podemos conocerlo y si lo conocemos sabremos que quiere-necesita.

Y aquí viene el quid de la cuestión. Si tenemos las herramientas y no las ponemos al servicio de nuestro objetivo, no sirven de nada. ¿y cuál es tu objetivo? conocer a tu cliente, para hablarle directamente y responder a sus necesidades y expectativas con tu comunicación, pero SOBRETODO con tus servicio/producto.

Es importante tener una imagen de tu cliente ideal cuando empiezas o re-diseñas tu negocio. Crear esta imagen forma parte de componer tu estrategia de negocio y comunicación. Pero cuando ya estás en marcha, sea al principio o no, cuando ya tienes clientes reales, la comunicación-relación que estableces con los clientes es clave para ir haciendo tu empresa. No para hacerla al gusto del cliente, dejando a un lado tu sueño, para encontrar ese lugar común, , para hacer más posible ese momento en el que tú y tu cliente sois felices, porque ha comprado tu producto.

Cultivar no es agobiar

Cuando cuidas de tus plantas, las riegas, las colocas en el sitio idóneo de luz y temperatura, las observas todo el tiempo, para verlas evolucionar. Si de verdad te gustan tus plantas, de vez en cuando las riegas con fertilizante (bio o no, eso depende de estilos, como con las empresas, cada una tiene su estilo) Te aseguras de que no tengan plagas, a lo mejor hasta has puesto un producto preventivo. Todo para asegurarte que este perfecta. Bien, pues esto es cultivar.

Todo esto no agobia a la planta,  al contrario, estará verde, frondosa y florida (según la época del año, claro).

Lo mismo con los clientes. Si los cuidas, si cultivas la relación con ellos, si les das lo que necesitan ( información, formación, diversión, … lo que sea que buscaron en ti) no querrán dejar de recibir tus mails. Al contrario, seguramente te contarán qué otros problemas tienen o te darán más detalles , te contarán qué es lo que más les ha gustado de tu servicio/producto.

Y podrás decidir como seŕa tu próxima línes de negocio o con qué proveedor te conviene trabajar, o sacar de tu lista de contactos a los clientes tóxicos. En fin, que podrás tomar decisiones mejores sobre tu negocio.

Empresas elegantes

Empresas elegantes

Si ser una mujer elegante es lo contrario de ser normal, con las empresas pasa lo mismo. Por eso me encanta trabajar con las empresas elegantes, porque no son normales.

No sólo la edad es un grado

Para ser una empresa elegante hay que tener cierta trayectoria, ninguna start-up o emprendedor es elegante, pueden tener mucho glamur, claro, pero elegantes no son. Ahora bien,  no vale cualquier trayectoria. No basta con dejar pasar el tiempo y mantenerte en el mercado, muchas empresas tienen muchos años de vida pero mantiene esas formas de hacer y de relacionarse muy poco elegantes. Son acaparadoras; quieren impulsarse y llegar antes que la competencia, para controlar el mercado. Su estrategia de crecimiento es llegar a más gente, con mejores precios, … una especie de “excesos propios de la juventud”, muy propio del glamur. Pero alejado de lo selectivo de la elegancia.

Cuando hablo de trayectoria, me refiero, más bien, a que las crisis te han hecho pensar. Por ejemplo, en buscar una solución original, aunque no la hayas encontrado.

En estos años has llegado a mirar a la competencia sin miedo, sin complejos y sin deseos de eliminarla (bueno esto último un poquito, porque es una primera reacción, pero solo un poco). Las empresas elegantes hablan de y con su competencia, o al menos aspiran a ello.

Construirse, descubrirse y el proceso de tener un estilo

En la línea de “lo que hicimos con lo que hicieron de nosotros”. No se trata de que alguien te toque con su barita mágica y te conceda el don de la perfección. Se trata de saber que hay un camino que recorrer.

Ese camino se puede hacer, difícilmente, en solitario, y es imposible hacerlo sin una determina determinación y sin un mapa. Ser una empresa elegante empieza por saber que tienes que pararte y pensarte estratégicamente. Y para ello, necesitarás ayuda.

Ciertas cosas irán llegando por el camino (si caminas por el camino correcto, claro) y llegaran desde diferentes puntos: tu equipo, tu experiencia, tus colaboradores, tu relación con los clientes, tus sueños e ideales, tu pasión, tu relación con la competencia.

Combinar todo esto, mezclarlo, no agitarlo, es una gran tarea. Una tarea que me apasiona, por eso me dedico a esto de las Relaciones Públicas.  Por eso estoy en el proceso de hacer de Enclau una empresa elegante. Y por eso me encanta ayudar a otros a encontrar su estilo.

 

Bibliotecas. empresas culturales

Bibliotecas. empresas culturales

Las bibliotecas han tenido, para mi, siempre una especie de aura mágica, como si fueran un personaje más de un cuento fantástico. Cierto que eso eran más bien las bibliotecas de mi imaginación, las reales empezaron siendo un lugar reverencial (porque que iban “los mayores”), pasaron a ser un lugar desconocido que había que admirar (porque lo decía la profesora) y finalmente fueron una herramienta de trabajo.

El pasado mes de septiembre el IAC Juan Gil Albert, de nuevo organizaba una jornada sobre fondos documentales a la que ya acudí el año pasado. Y esta vez proponía “La biblioteca pública como espacio de cultura”. Y allí escuche algunas cosas muy interesantes.

De lo que escuche a Ana Santos, directora de la BNE.

El sector necesita reflexión ¿qué hacemos para acertar en una sociedad tan compleja? ¿para qué sirve una biblioteca frente a la red? Para demostrar que el conocimiento no solo está ahí (en la red), respetando los derecho de autor.

En otras palabras, necesitan pararse y pensar estratégicamente. Eso que parece que solo afecta a la empresas privada, aunque ni siquiera ellas encuentran el momento de hacerlo. Pero que es útil seas quien seas.

En la BNE son conscientes de que hay un cambio, sin retorno, ¿un nuevo paradigma quizás? Los datos les dicen que ha cambiado la demanda de los usuarios, ha cambiado la forma y la motivación con respecto al acceso y uso de la información. Y hay un cambio en el mantenimiento público que les obliga a hacer más con menos,  ahora tiene que:

  • Ofrecer servicios digitales
  • Desarrollar una actividad cultural de calidad para todo tipo de públicos,
  • Reutilización de los datos. Compartir y abrir el conocimiento digitalizado, incluso estructurarlo en nuevas aplicación para la docencia, la formación y la inspiración.

La BNE lleva a cabo todo esto de manera envidiable, a mi modo de ver, pero además lo hace siguiendo su Plan Estratégico. Ahí esta la clave, todos estos retos no se pueden asumir, superar y disfrutar si no tienes un plan y un mínimo de recursos (humanos y económicos principalmente).

La clave

Un plan estratégico y un equipo motivado. Es decir tienes una hoja de ruta para no perderte y cuentas con recursos, sobretodo de creatividad, orientados a un objetivo (compartir conocimiento y ofrecer actividades). Si te falta uno de estos dos elementos, lo tienes crudo. Porque sin objetivo ni plan es difícil diseñar acciones con sentido, con valor para la biblioteca y su comunidad de usuarios. Y sin equipo, las acciones (y la creatividad) se limitan tanto que los esfuerzos se diluyen.

Y, por supuesto, conocer a tu cliente. Sin duda una gran parte del éxito de este Plan reside en que reconocen la variedad de públicos. Así, a la hora de plantear acciones, conocen a sus públicos, identifican clientes y crean actividades específicas para diferentes públicos. Y esto incluye a los usuarios, al los políticos y a las entidades que puedan convertirse en mecenas.

La digitalización de los fondos de la BNE hace que ya no solo esté en Madrid

De las Bibliotecas de pueblo

Una constante en las intervenciones fue la importancia que se le da al usuario, a que las personas vayan a la biblioteca, que la usen, Y la frase “más espacio para las persona  y menos para los libros” lo resume de manera magistral.

Sin necesidad de convertir la biblioteca en una sala de exposiciones permanente o un taller de actividades plásticas, hacer que la biblioteca forma parte de la vida de la gente es fundamental.

Destaco la intervención de Alicia Cerdá, Téc. de Biblioteca de Monovar porque se fundamentó en los dos aspectos clave que son fundamentales en mi trabajo de Relaciones con los públicos, la persona en el centro , esto es conocer y cultivar la relación con el cliente. Y mostrar tu singularidad a la hora de diferenciarte de la competencia.

En el caso de la biblioteca local, Alicia lo traducía en estos elementos:

  • La implicación del personal en las demandas de las personas que acuden.
  • Atender a la Desiderata y no comprar libros que la gente no pide.
  • La biblioteca infantil como espacio para la lectura placentera, frente a la obligatoriedad de las lecturas escolares. El libro de papel como objeto a descubrir, con el que jugar.
  • La importancia de los fondos documentales locales, que es aquello en los que la biblioteca local es experta (puede que el único experto)

En otras palabras, las instituciones, como las empresas, necesitan:

Cuidar al cliente. Al fin y al cabo es la persona más importante de la empresa, sin ella no existe. Y en el caso de las instituciones públicas, prestar un servicio a las personas, es para la que existen.

Competir con tu sello personal. La clave para una estrategia de éxito. Si competir por precio es un error en la empresa privada, competir por cantidad de oferta es un error para la institución pública. Nuestra diferencia es nuestra especialidad.

Mi conclusión.

Me gusta escuchar a las instituciones decir cosas como “plan estratégico”, “diferenciarse de la competencia” o “conocer al usuario”. Aunque no son exactamente las palabras que yo uso en mi trabajo, sí son conceptos a partir de los cuales conversar.

El nuevo paradigma de la era de la información es un reto para empresas e instituciones, porque es un reto para las personas que vivimos este momento.

Aunque los medios, los ritmos y las prioridades para afrontarlo son distintos, lo cierto es que todos queremos vivir mejor y ser el mejor profesional que podemos ser.